NOTICIAS

¿Por qué mi hijo no anda si tiene 1 año? ¿Debo preocuparme?

Physiopolis. Servicio de Fisioterapia Infantil

Las comparaciones entre niños de la misma edad que interactúan entre sí, son inevitables en muchos casos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los niños se desarrollan a la misma velocidad. El hecho de que un niño adquiera las destrezas motoras más tarde que otro niño de su misma edad, a priori no significa que exista ningún problema en su desarrollo.

|| El desarrollo psicomotor

El desarrollo psicomotor es la adquisición progresiva de habilidades motrices o hitos motores en el niño en el periodo de desarrollo de 0-3 años. Se trata de un proceso continuo a través del cual nuestros hijos adquieren no sólo habilidades de tipo motor, sino de tipo cognitivo, comunicativo y socio-afectivo. Estas últimas permiten el desarrollo de destrezas igualmente fundamentales como la adquisición del lenguaje, el desarrollo visual y auditivo o las habilidades sociales.

A lo largo de su primera etapa de crecimiento, los niños desarrollan una serie habilidades o destrezas físicas de manera paulatina, que les permiten completar su desarrollo psicomotor. Estas habilidades se conocen como los hitos motores y, a nivel físico, los que son considerados fundamentales son los siguientes:

» Volteo

» Rastreo

» Sedestación

» Gateo

» Marcha

 Puedes profundizar más sobre este tema consultando nuestro artículo acerca de estas habilidades motoras

Los bebés pueden adquirir este tipo de habilidades con mayor o menor prontitud que otros en función de sus circunstancias específicas. Existe un determinado rango de edad en lactantes y niños para la adquisición de estos hitos que se considera normal y ha sido establecido a partir de protocolos de control específicos. Se trata de un margen que abarca una media de tres meses.

|| La adquisición de la Marcha. Factores a tener en cuenta

La Marcha es la acción según la cual los niños son capaces de caminar erguidos por sí mismos. 

Este hito motor se caracteriza por la verticalidad del tronco y el control del centro de gravedad. Por norma general, el niño parte desde una posición de rodillas y comienza a caminar apoyado en muebles y objetos, de lado. Una vez que adquiere seguridad y su cuerpo está preparado, es capaz de caminar sin apoyo y en todas las direcciones.

La adqusición de la marcha es uno de los hitos que mayor preocupación e impaciencia generan en el ámbito familiar y el entorno más inmediato del bebé.

Algunos niños pueden comenzar a caminar a los 9 meses de manera temprana, mientras que otros pueden tardar hasta los 18 meses. Se trata de un margen que se encuentra dentro del rango de normalidad.

En los distintos casos, existen una serie de factores no patológicos de tipo orgánico y/o externo que pueden determinar que su adquisición se produzca más tardíamente y que hay que tener en cuenta:

» Prematuridad. Los niños prematuros suelen llevar un ritmo de desarrollo más pausado hasta los 2 o 3 años, momento en el que se suelen igualar con el resto de niños de su edad.

» El peso del niño. Un percentil de peso alto en el caso de bebés más grandes determina una mayor dificultad de movimiento.

» El carácter del niño. Un niño activo e inquieto estará más ansioso por moverse y buscar actividad para entretenerse. Un niño de carácter pasivo reaccionará más perezosamente a los estímulos.

» El entorno. Los niños con hermanos mayores o que acuden pronto a la guardería reciben más estímulos externos y su desarrollo suele ser más temprano. Por el contrario, un bebé que permanece casi todo el tiempo recostado o en posición pasiva, no desarrollará su curiosidad, y sus pies, piernas y cadera casi no experimentarán movimiento en sus primeros meses. Esta circunstancia determinará que su desarrollo se produzca de forma más dificultosa y tardía.

Por lo tanto, si el niño ha llevado un correcto desarrollo desde su nacimiento, en un principio no existe motivo de preocupación si éste resulta ser más tardío a la hora de andar. En ningún caso debemos obligarlo o forzarlo.

Para más información, consulta nuestro artículo acerca de los motivos para no poner a caminar a nuestro bebé antes de tiempo

No obstante, ante cualquier duda, siempre es recomendable acudir al especialista para confirmar o descartar cualquier tipo de posible retraso psicomotor e iniciar el tratamiento correspondiente lo antes posible en caso de ser necesario.

***

¿Tienes dudas? Contacta con nuestro servicio de Fisioterapia Infantil y cuéntanos tu caso. Realizaremos una valoración completa de tu bebé y resolveremos todas tus cuestiones.

También te puede interesar

Por qué los bebés NO deben usar el TACATÁ

Physiopolis. Servicio de Fisioterapia Infantil

La IMPORTANCIA del GATEO y sus BENEFICIOS para el bebe

Physiopolis. Servicio de Fisioterapia Infantil

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Dudas, citas, consultas