Servicio de Logopedia | Trastornos del Habla y Lenguaje

Nuestro servicio de Logopedia es un servicio de atención terapéutica especializada, encaminado a asistir los diferentes trastornos de comunicación que pueden presentarse tanto en niños como en adultos. 

Dentro de este ámbito, nuestra labor está orientada al diagnóstico, tratamiento, recuperación y prevención de distintas alteraciones del habla y del lenguaje (oral, escrito y gestual).

Se trata, en definitiva, de una intervención terapéutica destinada a la reeducación de estas capacidades ante ciertos desórdenes concretos, tanto sean originados de manera innata como adquirida.

El objetivo principal del servicio es, por lo tanto, dotar al paciente de habilidades, recursos y estrategias que le permitan recuperar, mantener o mejorar en la medida de lo posible la funcionalidad en la comunicación y en las distintas habilidades orofaciales y, en definitiva, repercutir positivamente en su calidad de vida.

Ámbito de actuación

 Diferentes Trastornos del Habla y el Lenguaje Oral.

 Diferentes Trastornos de Lectoescritura.

|| Trastornos del Habla

El habla es, sin duda, la principal responsable de gran parte de nuestra capacidad de comunicación con el entorno y nuestros semejantes.

La adquisición del lenguaje se produce de manera progresiva desde nuestra fase de desarrollo más temprana siendo niños, y su dominio depende de componentes como la capacidad articulatoria, la comprensión, la fluidez, la adquisición de vocabulario y el aprendizaje de otras destrezas como la gramática, la sintaxis, la expresión, o la comunicación no verbal. Diferentes factores de tipo evolutivo o patológico pueden retrasar o alterar su adquisición, desde malos hábitos fácilmente reconducibles hasta problemas más complejos de tipo fisiológico y/o de desarrollo congénitos o adquiridos.

En términos generales, englobamos dentro de la categoría Trastornos del Habla, a aquellas alteraciones que determinan una dificultad en el proceso comunicativo a nivel de articulación de palabras y sonidos, ritmo y fluidez, construcción de oraciones correctas, expresión oral y comprensión de pensamientos con palabras. Existen diferentes tipologías en función del grado y forma en la que dichas alteraciones afectan a todo este proceso. Nombramos a continuación las principales patologías.

» Disfasia

Trastorno en la adquisición del lenguaje oral caracterizado por la presencia de un déficit tanto a nivel de comprensión como expresión del discurso hablado. Se trata de una patología cuyo origen se relaciona con algún tipo de accidente cerebral, lesión por traumatismo craneoencefálico, falta de óxigeno en el bebé durante el proceso del parto, o bien como consecuencia de enfermedades infecciosas que afectan al sistema nervioso central como la meningintis. Capacidad de comunicación restringida, vocabulario reducido, dificultad para encontrar palabras adecuadas, estructura gramatical limitada y problemas generales en la comprensión son los síntomas más comunes. Es frecuente que el paciente trate de compensar estas deficiencias mediante gestos y el uso de la mímica. 

» Dislalia

Trastorno fonológico que se caracteriza por la dificultad para la producción o articulación de uno u varios fonemas. Se trata de un desorden de aprendizaje que se da en los niños sin que se presenten trastornos neurosensoriales asociados ni deformaciones anatómicas o fisiológicas en los órganos articulatorios. Esta alteración da lugar a que se produzca una ausencia, sustitución y/o distorsión de sonidos, puede aparecer de manera temprana en los primeros años y corregirse sola cuando el niño crece. Sin embargo, una vez superados los 4 años de edad, debe ser tratada para garantizar el correcto desarrollo cognitivo del niño y evitar que repercuta negativamente en su proceso de aprendizaje y su rendimiento escolar desde una edad muy temprana, e incluso afecte al nivel de integración social con el resto de sus compañeros.

» Tartamudez o Disfemia

Trastorno de la fluidez que se conoce comunmente como tartamudeo y se caracteriza por una expresión verbal interrumpida de manera más o menos constante a partir de espasmos, bloqueos, prolongación de sonidos o repetición de sílabas o palabras, que no permiten alcanzar la fluidez y ritmo normales en la ejecucuón del habla. Se trata de un trastorno que responde a cusas de tipo multifactorial y en el que influyen decisivamente factores de tipo psicológico y emocional. Se inicia entre los 3 y 8 años de edad, pudiendo desaparecer a los meses o con los años, o bien cronificarse. Dificulta la comunicación con los demás y genera problemas de ansiedad y adaptación social.

» Disartria

Trastorno del habla caracterizado por la dificultad para articular palabras debido a un problema neurológico que afecta a la musculatura encargada de producir el habla. La boca y músculos responsables del habla (labios, lengua, paladar, laringe, faringe) presentan un tono muscular débil en mayor o menor grado debido a lesiones en el sistema nervioso central o a enfermedades que pueden afectar tanto a fibras nerviosas como a los tejidos musculares que regulan la articulación y producción del lenguaje. Este problema de movilidad en los órganos bucales suele ir acompañado de un trastorno de la deglución o disfagia, que puede acarrear problemas más graves que afecten a la alimentación y estado de salud del paciente.

» Disglosia

Trastorno de la articulación de los fonemas que se traduce en la dificultad para pronunciar los sonidos que configuran el habla. Este trastorno es consecuencia de alteraciones morfológicas en los órganos articulatorios periféricos (labios, lengua, paladar, dientes, mandíbula), de tipo congénito o provocadas por lesiones físicas, que impiden su correcto uso y, por tanto, afectan a la pronunciación. Entre ellas podemos encontrar parálisis facial o distinas deformaciones faciales tipo labio leporino, frenillo corto, etc. 

|| Trastornos del Lenguaje

En términos generales, englobamos dentro de la categoría Trastornos del Lenguaje aquellas alteraciones que determinan la dificultad o ausencia de comprensión, expresión o repetición del lenguaje, ya sean de tipo evolutivo y adquirido. En este sentido, debemos tener en cuenta que en la producción del lenguaje no solo participan componentes verbales, sino también paraverbales (el tono, adecuación al contexto y fluidez) y no verbales (gestos y mímica). 

» Retraso Simple del Lenguaje

Disfunción en la adquisición del lenguaje en los niños que se caracteriza por la existencia de un desfase cronológico. Se trata, por tanto, de una alteración que determina una consecución más tardía del lenguaje con respecto a lo que es habitual, sin que existan otros problemas asociados de tipo motor, cognitivo o emocional, ni ningún otro trastorno. Esta disfunción es de tipo evolutivo y es temporal: la adquisición del lenguaje se realiza más lentamente pero siguiendo la progresión habitual. Generalmente se debe a factores de tipo ambiental: falta de estimulación, vocabulario escaso en los padres, tendencia a anticiparse a los deseos del niño sin permitir que pida las cosas, problemas en el núcleo familiar, etc., aunque también puede existir un componente de tipo hereditario y es frecuente en niños bilingües. Afecta sobre todo a la expresión (lenguaje escaso y reducido, falta de iniciativa en la comunicación) y no tanto a la comprensión, sobre todo en situaciones concretas y que resultan familiares para el niño. Sin embargo, puede existir dificultades a la hora de entender conceptos más abstractos.

» Afasias

Trastorno del lenguaje producido a causa de un daño cerebral producto de un accidente cardiovascular, traumatismo craneoencefálico, tumor o enfermedad degenerativa. En función del alcance y localización de la lesión su incidencia y efectos varían, pudiendo comprometer tanto la fluidez como la comprensión y/o la producción verbal. 

» Trastornos Asociados al Lenguaje (TAL) 

Dentro de esta categoría se engloban distintos trastornos del lenguaje que son consecuencia de una patología de base que afecta a las distintas áreas de desarrollo e implican un trastorno de la comunicación social.

 Pérdidas Auditivas.

 Déficit Intelectual.

 Parálisis Cerebral.

⇒ Deprivación Socio-cultural.

 Trastornos Generalizados del Desarrollo: Trastorno Autista, Asperger, Rett, Síndrome de Tourette, TDAH.

|| Trastornos de Lectoescritura

Englobamos dentro de esta categoría, aquellas alteraciones que determinan que existan dificultades durante el proceso de aprendizaje y correcta ejecución del acto de leer y/o escribir. Están relacionadas con la manera en la que el cerebro procesa el lenguaje y por lo general se manifiestan en edad temprana, que es cuando comienzan a adquirirse estos aprendizajes. En estos casos, su aparición está relacionada con factores de tipo cultural y ambiental. Así mismo, es posible que estas disfunciones surgan asociadas a un daño cerebral, tanto en niños como en adultos.

Dentro de este ámbito, la disfunción más conocida es la dislexia, pero no todos los trastornos de lectoescritura corresponden a una dislexia. Nuestra labor, en este sentido, consiste en emprender un tratamiento de rehabilitación grafoléxica encaminado a recuperar y/o mejorar las posibles deficiencias que aparezcan en la adquisición de estas capacidades, a través de un proceso de reeducación y readaptación adecuado a casa caso.

 » Dislexia

Trastorno de aprendizaje de la lectoescritura que se desarrolla en niños sin que existan otros déficits asociados de tipo motor, cognitivo o socio-cultural. Esta alteración determina que se presenten problemas que afectan tanto a la lectura y la comprensión lectora como a la escritura, y parece derivar de una alteración del neurodesarrollo. En concreto, en los procesos cognitivos que se producen entre la recepción de la información y la elaboración del significado. 

A nivel general, la dislexia implica dificultades para denominar letras, analizar o clasificar sonidos. Las letras se mezclan y se tiende a realizar sustituciones, omisiones o traslaciones. Además, se suman problemas de seguimiento visual, lentitud o déficit en la comprensión. Debido a estas dificultades y al esfuerzo que supone emprender la tarea de leer o escribir en estos casos, los niños tienden a fatigarse, perder la concentración, distraerse y rechazar esta práctica. Aunque se trata de un trastorno de aprendizaje muy común, también resulta muy complejo, ya que no todos los niños disléxicos presentan el mismo tipo de complicaciones y en ocasiones se pueden sumar dificultades en la asimilación de nociones espacio-temporales, el desarrollo de la lateralidad, o afectar a la comprensión y a la memoria.

Esto determina que sea posible confundir su diagnóstico con otro tipo de trastornos como las disgrafías o las disortografías, o diagnosticar erróneamente una dislexia ante una dificultad del aprendizaje que no es tal. Por ello, resulta imprescindible realizar una valoración completa y exhaustiva para garantizar un diagnóstico certero y poder determinar el tratamiento más adecuado. Pese a ser un trastorno de por vida,  existen estrategias y adaptaciones que pueden ayudar mucho en la mejora de estas habilidades para evitar que esta dificultad afecte significativamente al rendimiento académico y el desarrollo general de los niños.

» Disgrafías

Trastorno de aprendizaje específico de la escritura que se manifiesta en la edad infantil y dificulta la producción del lenguaje escrito. La sintomatología aparece una vez que comienza el aprendizaje de esta habilidad y se caracteriza por una problemática a nivel motor que impide su correcta ejecución: movimientos lentos, tensión y rigidez o excesiva laxitud, sobreesfuerzo, dificultad para organizar letras y palabras, escritura de tamaño muy irregular, falta de control en la presión del lápiz, fatiga, postura incorrecta, etc. A estos problemas motores se pueden asociar, además, errores ortográficos reiterados, y dificultades en cuanto a la organización espacial y la traslación de pensamientos y mensajes al lenguaje escrito. 

Se trata de una alteración que tiene una influencia directa en el rendimiento escolar de los niños desde la edad más temprana y puede generar sentimientos de frustración y rechazo hacia esta práctica en quienes la padecen. En estos casos, y una vez realizado el diagnóstico correspondiente, el tratamiento está encaminado a alcanzar la coordinación tanto a nivel manual como global, favorecer la correcta postura corporal y los movimientos, de manera que sea posible superar estas dificultades y que los niños alcancen un patrón de escritura normalizado.

» Disortografías. 

Trastorno específico de la escritura que se manifiesta en la edad infantil y se caracteriza por la dificultad para escribir correctamente el contenido del mensaje que queremos trasmitir, esto es, escribir las palabras con la correción ortográfica que les corresponde. Puede ser confundida con dislexia, pero entre otras diferencias, en la disortografía el aprendizaje de la lectura no tiene por qué verse afectado. Los errores de escritura, además, tienen que ver con problemas para reconocer, comprender y reproducir los símbolos escritos, pero no afectan a la propia grafía o trazado de las palabras como en el caso de la disgrafía.  Su aparición está determinada por causas de tipo ambiental (escaso conocimiento y uso del vocabulario), emocional (falta de motivación en el aprendizaje), pedagógico (método de aprendizaje poco efectivo), o en base a la existencia de un déficit perceptivo espacial, audio-visual o auditivo.

Como en los casos anteriores, se trata de una alteración que afecta al rendimiento académico de los niños y puede repercutir tanto en su desarrollo cognitivo como emocional. Resulta fundamental, por tanto, realizar un diagnóstico preciso para poder emprender un tratamiento temprano que permita corregir el déficit y trabajar en la mejora de esta habilidad.

Intervención Terapéutica Integral 

En ocasiones, este tipo de trastornos aparecen asociados a problemas en el desarrollo, lesiones neurológicas o enfermedades degenerativas, debido a alteraciones en las funciones orofaciales, o en base a un componente de tipo emocional o conductual.

En función del caso, puede resultar necesario realizar una intervención terapéutica integral tanto desde el punto de vista cognitivo y sensorial como socio-afectivo o incluso a nivel motor, que permita optimizar los resultados del tratamiento, de manera que el paciente logre alcanzar la máxima funcionalidad posible en todos los ámbitos de su vida.

Puede resultar necesario, así mismo, desarrollar un plan de formación, apoyo y asesoramiento para familias y cuidadores, encaminado a asistir al entorno familiar más inmediato del paciente durante el proceso de asimilación y adaptación a sus propias circunstancias.

En Physiopolis contamos con un equipo de trabajo multidisciplinar que incluye profesionales de la logopedia, psicología, osteopatía y fisioterapia, lo que nos permite realizar un abordaje global de todas las necesidades que presente el paciente para elaborar así un plan de tratamiento completo que se adecúe a sus necesidades a todos los niveles.

2 + 3 =

Conoce más acerca de Nuestro Servicio de Logopedia

Te puede interesar…

| Disfunciones Orofaciales |

Servicio de Logopedia

| Rehabilitación Logopédica |

Servicio de Logopedia

| Intervención Psicopedagógica |

Servicio de Psicología

Contacta con nosotros

968 92 59 05 | 634 98 31 65

info.physiopolis@gmail.com

Síguenos la pista

 

Encuéntranos fácilmente

Calle Mayor, 164, 1º

Alcantarilla (Murcia)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies